01 mayo 2011

Tallados

La gubia tosía madera con espasmos de palmas abiertas.
La corteza del árbol seco se desprendía con dolor.
El piso se iba craquelando y ya las hojas eran demasiado ásperas porque acontecía el otoño.
Si el agua guardara resentimientos esa escena se hubiera prolongado más de lo soportable.

Sabemos que los guarda,
pero también que elige.

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger MUCHITA said...

Lo que aprende uno de un carpintero.

Gubia, craquelado, resguardo y elección.

Te extrañe, no tanto pero hacía falta un poco de tu presencia.

Besos y abrazos.

01 mayo, 2011 18:42  
Anonymous Anónimo said...

m.
trastabillé con las letras y en lugar de "g" leí "r". "La rubia tosía madera con espasmos de palmas abiertas". A veces los ojos nos destinan otras aventuras. En fin.

04 mayo, 2011 22:41  
Blogger Flor S said...

Gracias por agregar palabras a mi vocabulario. En mi vida habría pensado en una gubia...

Más besos :)

08 mayo, 2011 13:49  
Blogger Demy said...

Gracias muchita. Voy a irme por más tiempo tan solo para que me extrañes más.

Abrazos y besos erizados.

No vale, yo quiero conocer esas historias de las que no hablo, tiene suerte usted.
(tosiendo madera ya no hay jarabe que sirva).

Abrazos.

Flor, lleve siempre una en el bolsillo, nunca se sabe cuándo la va a necesitar.
Y tallar un pétalo?

Besos Flor.

09 mayo, 2011 17:55  
Blogger V. Onoff said...

- ¡La gubia tagada!... ¡la gubia tagada!... gritaba el carpintero atragantado, mientras el resto de sus compañeros, en vez de salvarlo de la asfixia, bailaban el tema de Sumo...

Así es, queridos amigos, como la incomprensión muchas veces lleva a la muerte y, a al vez, incentiva el natural instinto de danzar que tiene el hombre.

14 mayo, 2011 11:21  
Blogger Demy said...

El hombre que danza se burla hasta de la muerte.
La gubia indudablemente se arrepintió de comprar cigarrillos berreta durante tanto tiempo.

Abrazo de carpintero.

22 mayo, 2011 21:25  

Publicar un comentario

<< Home