08 marzo 2011

Deliciones de la vida

Sustento del cromofaro impoluto.
Sinergias alegóricas circunstanciales.
Cientos de biocristales ineriles
en bateas de locuaz incandescencia.

El malentendido. Siempre.
El muro es invisible,
demasiado alto.
Siempre.

Cantautores desechables
que adoran la textura de los lamentos.
Contradicciones lógicas necesarias buscadas deseadas creídas y defendidas.

Y nunca. Pero nunca.
Saber amar.

Etiquetas: