26 mayo 2006

Proyección

Un día hice la proyección del acto de ir hasta la heladera y comer un huevo duro, detallista y profundo como soy, me di cuenta que iba a generar la tercera gerra mundial. Horrorizado cambié de idea, ahora me proponía tomar una siesta (glup glup glup), pero llegué a la misma conclusión tan clara como inevitable: provocaría la tercera guerra mundial. Con el tiempo supe que cualquiera de mis actos terminaba irrevocablemente (eh revocá gil!) con la guerra.
Así que ya saben, soy el culpable.

3 comentarios:

V.Onoff dijo...

¡Junagransiete!... Bueno, pero ya que vas a armar despelote de todas maneras, al menos bañate...


... y peinate, que viene gente.

Kirchoff dijo...

Algo así como una vieja que se abanica con un clarín en barrancas, produce un tornado en asia, deja muchos sincasa, los periodistas lo escriben, sale en clarin, la vieja lo compra, y se abanica con él en barrancas.

no tiene nada que ver con lo tuyo, pero bueno, no me importa.

Demorgan dijo...

A mí tampoco. Gracias por pasar.