10 mayo 2006

Destino

Semo los colectiveros, que cumplimos nuestro deber...
Les Luthiers
Faltaba media cuadra exacta para llegar a la parada cuando comenzó a correr desaforadamente. Había calculado la baldosa que oficiaba el punto de partida. Todo lo tenía muy bien estudiado porque, en ese momento, el semáforo mostraba el rojo.
Esta carrera atrajo la atención del destino que, mirando alternadamente al sujeto y al colectivo, dedujo que iba a llegar a tiempo para tomarlo. A simple vista esto sólo dejaba margen para que el colectivo acelerara de manera descomunal y pasara el semáforo en rojo, pero contradecía la arquitectura del chofer. Viendo que no podía alterar las circunstancias, el destino se puso a llorar y el sujeto subió al colectivo sonriente.
El colectivo se descompuso a las tres cuadras después de haberse desatado una tormenta que, hasta el día de hoy, cuentan los abuelos.

3 comentarios:

V.Onoff dijo...

¿La verdad?, qué ganas de joder... movilizar a todo un ejército de abuelos contadores de giladas sólo por no perder un puto colectivo.
Ese tipo, ¿no se puso a pensar en las enfermeras de geriatricos que tuvieron que soportar la misma historia de la misma tormenta quinientas veces hasta albergar ganas de matar al abuelito en cuestión?, ¿y todo porqué?, porque el señor perdía el colectivo, claaaaaaaaaaro... no es justo. ¿Y la de techistas que se vieron sobrecargados de trabajo por esa tormenta y que acabaron peleandose con su mujer por no parar en su casa en pos de la ambición laboral y dejaron hijos sin padre que crecieron con traumas de abandono y se convirtieron en adolescentes problemáticos, oyentes de seguro de Miranda! o Eminem?, ¿eh?, chicos que bien podría entrevistar María Leal moviendo la cabeza negativamente, o Canela, o Santo Biasatti, llegado el caso. Noooo, claro, el ególatra barrió con todo y con todos. Así va el mundo, señor, así va el mundo...

Anónimo dijo...

Your site is on top of my favourites - Great work I like it.
»

Anónimo dijo...

Interesting site. Useful information. Bookmarked.
»