02 octubre 2010

Hay tantas realidades

En esta ocasión especial y desafiando todas las leyes del buen gusto,
hemos recibido la colaboración de un verdadero escritor, a quien espero disfruten.
El texto pertenece al querido Conde V. Onoff. Sólo la imagen es de mi autoría.
Es así, la sabiduría ya viene en sobrecitos.


Me enteré de que ya no estabas cuando te vi descender de esa cima absoluta. Sonreías. Y yo mentía. Tomabas las cuerdas con esa delicadeza que todas mis tazas de té conocen. La montaña no miraba mi ominosa incredulidad con ningún respeto y yo con los ojos fijos sólo en la cópula entre tus manos y las cuerdas. Sonreías. Las cámaras de televisión hacían polvo las distancias. Y yo enterándome de que ya no estabas en mi cama, de que mi almohada no tenía forma de cerro y de que tu sonrisa tenía tantas formas de ser entendida como nudos portaba esa soga. Pocos. Y yo mentía. Pero a vos te acribillaban las cámaras con ese directo-en vivo-hace instantes en el que vos bajabas por haber subido. Y mi cama. Y la distancia que mi televisor leía entre líneas para ubicarme en una realidad que te contiene, como las sogas, porque mi cama ya no, ¿Cuándo subiste?, cuando bajás, y tus manos deslizando sonrisas entre las sábanas-sogas. ¿Qué se ve desde allá?, ¿se ve nuestro primer café? Sonreías. Agarré el televisor y lo puse de tu lado de la cama. Me acosté en la realidad. Vos bajabas de aquella cima. Dos mil trescientos veinticuatro metros restan para que el periodista se calle y el viento barre con tus palabras. El televisor sobre tu almohada y yo a tu lado. Vas a soltar las sogas y vas a caer al vacío cuando yo me duerma.

Conde V. Onoff

8 comentarios:

Laviga dijo...

Oh... el Conde ya exporta!
Enhorabuena!

V. Onoff dijo...

Gracias por el honor de este espacio y por los elogios obviamente inmerecidos.

Laviga... mire quién habla, ¿qué tenemos que decir nosotros de Ud., que anda exportando talento, belleza y natural encanto allende la cordillera?

Flor S dijo...

Cada uno construye una realidad diferente.

Creo tener un sobrecito de iguales características en mi billetera... ojo, hubo frases que fue mejor dejarlas sobre la mesa.

Un beso grande!

Natalia... dijo...

Muy bueno...hace pensar que la susodicha se ahorcó..o se fue...o no sé, muchas realidades, justamente como el título de la entrada.
Siempre paso por aqui para degustar una buena lectura, y esta vez tampoco me equivoqué..
Besos!

G. Lavender dijo...

Y cuando uno va cambiando de punto de vista como de camisa la realidad ya es una cosa que da risa.
Rima y todo.

Yuria dijo...

Hola Demy, me parece simpático e interesante todo esto.

Hasta un próximo mate, o café.

Donna Impudica dijo...

Yo cuando veo esa imagen pienso automáticamente en las neuronas de mi tía, es más pensé que era una radiografía. Yo seguramente hubiese escrito acerca de eso, ¡pero cierto que el conde sabe escribir lindo!. ¡Chapeaux para usted Vonoff!, lo quiero un huevo con pelos.

Demy dijo...

Laviga, más que un honor que se muestre por estos lares. Si no lo hacemos exportar nos perdemos de mucho. Abrazo.

Conde, usted sigue intentando levantarse a las señoritas que pasan por acá y yo termino juntando los platos rotos después. Por lo menos aparezca con la gotita bajo el brazo. Abrazo.

Flor, sin duda, sólo algunos endulzan, beso.

Naty, gracias por pasar, esta es la única vez en que no se equivocó. Abrazo.

"Gaia" Lavender, hermosa reflexión, exacta, gracias, Beso.

Yuria, gracias por pasar, voy calentando el agua, beso.

Donna, cierto que usted podría escribir lindo sobre esto, pero no se preocupe, hay tantos sobrecitos de azúcar como galletas de la fortuna. Beso.