16 noviembre 2010

De orígenes

Nace del hambre la ruta intransigente que contiene la esencia del pez más rabioso del desierto.
Nace del sol el estereotipo de tus pómulos grises de tantas lluvias que untan aquel corazón marchito.
Nace de otro este texto florido y sudoroso, manchado de sueño y onomatopeyas absurdas.
Porque el absurdo, querido conejo dulzón, es más difícil que la mierda.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Mas auténtico no pudiste ser.
Y linda la letra de "Naranjo en Flor". ¿Te fijaste con cual agua del río se alimenta para florecer?
la del eterno dolor, la mismísima esencia del ser.
El pensamiento es solo aquello que detiene la acción de cada instante en que vemos a la vida pasar.
Saludos.
MUCHITA

Rockman dijo...

Gran verdad. Lo del absurdo, todo depende, especialmente cuando todo pende de que es absurdo para tal o para cuál.

¿La mierda es difícil?

Demy dijo...

Muchita, muy lindas reflexiones.
Por eso hay que tener mucho cuidado con las flores y los pensamientos. Ser flor es difícil, cuando por todos lados vemos piedras.
Besos.

Rockman, tantas realidades como puntos de vista, cada uno va poniendo sus cotas donde quiere o le dicen. Y sí, créame que a veces sí.
Abrazo.

Amor primario dijo...

Yo creo y afirmo (con el riesgo de equivocarme): La vida es el teatro de lo absurdo, de ahí, que a veces, vivir sea tan dificil como la mierda misma!
Besos de niña

Demy dijo...

Amor, creer es sinónimo de equivocarse, afirmar es la manifestación de esto. Todos lo hacemos, así que afirme tranquila.

La vida es fácil, nosotros la complicamos para no aburrirnos.

Pensar que el absurdo para algu(nos) es simplemente sentido común.

Gracias por pasar, besos y dulces.

Cecece dijo...

-Porque el absurdo, querido conejo dulzón, es más difícil que la mierda.-

jajaja, muy bueno!
y los conejos y los absurdos se los dejamos a Cortazar.
saludos!

Cecece dijo...

mejor dicho "no son solo de Cortazar"

Demy dijo...

Cecece, tiene razón, se los dejamos a Cortázar, no son sólo pero casi.

Bienvenida a este teatrito del absurdo, con tintes de borraja y sándalo dulce, tómese unos mates que siempre están a punto y no se preocupe por la puerta, nunca cerró bien. Saludos.