07 junio 2010

Nacer

Necesito calor, el sol está frío y apoyar las manos en el vidrio no ayuda. El sol no funciona.

Es la época.

Necesito dormir, la noche me despierta y me mira. Acostarme no ayuda. La noche vigila sin importar que le suceda el día.

Es la época.

Soy una máquina, las cosas me ocurren, no tengo dominio ni voluntad.

Integridad.

Soy muchos que ni siquiera se quieren (oh sí, el egoísmo funciona por dentro).

Libertad.

Ese estado lejano que creemos poseer y somos tan necios.

La gente juega, discute, se coge, se mata. Con suerte en el último minuto… pero sólo a veces.

Nacer, el pájaro quiere nacer. No sabe cómo. ¿Realmente quiere? ¿Para qué?

Vamos, a seguir jugando.

6 comentarios:

G. Lavender dijo...

Seguramente te resultará difícil creerlo, pero todos los días puede nacer un pájaro, con cosas tan sencillas como parar, mirar el cielo y escuchar al mundo respirar. Las cosas no suelen estar siempre bien, pero a veces, a veces sí lo están.

Demorgan dijo...

A veces, sólo a veces...

V. Onoff dijo...

(Ok. voy a tratar de portarme bien y seguir en este tono... pero todos saben que me cuesta... oh, sí, lo saben...)

Y yo podría agregar que vale la pena mucho mucho vivir para esperar "ese" momento en el que están bien. Vivir sólo ese momento vale la pena la vida entera. El resto es relleno, como en las novelas, que son cuentos rellenados de descripciones de personajes y paisajismo.

(bueh... me salió... ufff...)

Demorgan dijo...

Vale mucho el comentario por la preparación psicológica previa, y se agradece.

Amor primario dijo...

Que de seguro, la vida es más bonita jugando!.

Demy dijo...

Siempre amor, es la única forma.
Gracias por llegarse hasta acá,
Abrazo.